¿Cómo y por qué debo prevenir la corrupción en mi empresa?

¿Cómo y por qué debo prevenir la corrupción en mi empresa?
16 Jun 2017

De acuerdo al Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2016, el Perú ocupa el puesto 101 de 176 países, bajo este contexto, nuestro país busca implementar medidas concretas en la lucha contra la corrupción, dentro de las facultades delegadas al Poder Ejecutivo, el Decreto Legislativo (DL) 1352 del 7 de enero 2017 regula la responsabilidad administrativa, sin perjuicio de la responsabilidad penal, de las personas jurídicas involucradas en actos de corrupción, lavado de activos y financiamiento de terrorismo. En concreto, conmina a las organizaciones a adoptar e implementar un modelo de prevención adecuado a su naturaleza (volumen de operaciones, riesgos, características propias y de su sector, etc.), así como medidas que gestionen el riesgo de corrupción que no solo tiene un impacto económico, sino también reputacional, moral de los trabajadores y de percepción del mercado. Este DL, llega al punto de exigir el cierre de operaciones.

Gracias a dicha norma, existen retos que los “dueños de las organizaciones” grandes y pequeñas deben considerar: ¿cómo se debe transmitir la importancia de prevenir y sancionar la corrupción?, ¿qué motiva a la organización a tener integridad?, ¿conocemos los riesgos y su gerenciamiento en nuestra organización? Sin embargo, no basta con promulgar leyes específicas contra la corrupción. Se necesita implementar con urgencia reformas sistémicas que puedan gestionar las amenazas, internas y externas, a las organizaciones. Las medidas urgentes para prevenir y combatir la corrupción son listadas a continuación:

i. Divulgación firme y contundente, en la organización, de que se están tomando medidas.
ii. Due Diligence de los terceros (sharehoolders), el que incluye a clientes, proveedores, empleados, alta dirección, etc. Con el fin de conocer si existen conflictos de intereses o relaciones no adecuadas.
iii. Políticas y procedimientos de “cero” tolerancia.
iv. Transparencia de las comunicaciones.
v. Adecuado soporte documentario de las operaciones y transacciones.
vi. Capacitación de los “key players” o colaboradores, que por su función tengan contacto con proveedores y/o clientes.

Pare el 1 de enero de 2018, las empresas deben haber implementado este “sistema”. El reto está puesto, la coyuntura ayuda, las sanciones están listadas. Solo queda una pregunta: ¿Cómo estamos “parados” frente a estos requerimientos legales y ahora globales?

Oscar Eduardo Del Carpio Núñez
Socio

Share

admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *